domingo, 30 de diciembre de 2007

LABIOS DE BRUJA


Cuando sonríes
nace el día,
y aunque mirando
sin mirar,
ya no veo
calles desnudas
ni miradas frías.

Y si la sonrisa
viene de la mía,
siento que sin acariciar
es caricia,
ya no siento
estrellas mudas
ni palabras vacías.

Si apareces sonriendo
abres luz al mediodía,
y cuando respiro
sin respirar,
ya no vuelo
océanos cubiertos
ni soledades perdidas.

Si tu me sonríes
el querer hace melodía,
en una boca cantando
sin cantar,
ya no grito
ya que puedo escuchar
cuando llega tu sonrisa.

sábado, 29 de diciembre de 2007

CAMINANDO










Gotas clavadas al viento, copadas lágrimas que susurran tu nombre.
Pasos inmensos de tiempo, que palpitan su furia impaciente.
Noches de estrellas furtivas, brillando extenuadas de tu hambre.
Rocosos instantes, lapsos entre lamentos de un infierno caliente.

Sedientos sueños de almas perdidas
vuelos oscuros de horizontes,
ojos de cicatrices y heridas,
vidas surcadas de polizontes.

Arenas de playa sumergidas
canciones de tu aroma mordidas
poemas, sonetos, estrofas
palabras, letras, puntos y comas,
son los caminos que cruzo hasta soñarte y vivir la vida...


Fotografía de Pedro Garcea

martes, 25 de diciembre de 2007

ÁRBOL SIN HOJAS

Una voz, una vez perdió la calma,
sin saber si la memoria borra el recuerdo
ó si la inspiración es el sueño que amaneció,
y camina errante en el silencio,
perdiéndose en rayos de euforia cayendo, cayendo…

En el fondo de una noche estrellada
respirando los aromas del sentimiento,
se jugó con el destino su frontera,
sin saber si comprender es olvidarse de amar,
ó si lo imposible está escrito durmiendo, durmiendo…

Detrás del telón de un cielo
entre caricias de un imperio de hielo,
llueven hojas del poema que canta,
estrofas de prudencia o cobardía,
que en las manos hibernan ardiendo, ardiendo…

Ramas que respiran secas de aliento
tronco que no conoce el miedo,
cortezas que desnudan el alma entera,
fantasma que vuela en el aire sintiendo, sintiendo…
una voz, una vez encontró su alma en el viento.


Fotografía de Pedro Garcea.

viernes, 21 de diciembre de 2007

NIEVE DE CORCHO BLANCO


Es tiempo de deseos
limpios y tiernos como las almas,
hasta que se vuelven invisibles
en épocas que se derraman,
entre sueños de paz y amor,
como abrazos que abrigan de calmas.

Es momento de corazones llenos
principios eternos de ahoras que pasan,
sonrisas infinitas que no duelen
en instantes que se desparraman,
entre luces y colores sintiendo,
la brisa de los besos que nos dicen que aman.

Fotografía de Pedro Garcea



lunes, 17 de diciembre de 2007

MENDIGO



Sólo
con el equipaje abierto,
se abandona la estela de las sendas ya cubiertas,
sólo
con el abrazo del cielo,
sabemos de caricias de pieles que rozan nuestro cuerpo,
sólo
con la libertad del viento,
suspiramos los placeres de la vida que conquistó al tiempo,
sólo
con las manos vacías de infinito,
pedimos limosna a una estrella para lograr conseguir lo eterno.


Fotografia de Beatriz Iturbe

jueves, 13 de diciembre de 2007

LEÑA DE CHIMENEA



Letanías que canta el destino al cumplir
en algún lugar de cualquier lugar,
en un hermoso jardín,
de un tiempo de cualquier tiempo
instantes que se quieren fingir,
encadenadas estrellas
a las noches más bellas,
metáforas de promesas heredadas de vivir,
en una mirada de cualquier mirada
la caricia de sentir,
en algún beso de cualquier beso
te encontraré a tí,
aunque le pese al destino tener que morir.
Fotografía de Pedro Garcea.

lunes, 10 de diciembre de 2007

AMANECERES


Palabras secas y aburridas
encadenadas a sombras,
rutina de metáforas sueltas,
vaga angustia
de una mañana dormida.

Rastros de imperios muertos
con tesoros de alamedas,
oscuridades en ojos abiertos,
luz de memoria
en una mañana perdida.

Retratos de ofrendas caídas
movidas por los vientos,
dejadas ir sin avaricias,
despertares
de ilusión desvanecida.

Nostalgias de reflejos rotos
en oraciones malditas,
mundos colmados de deseos,
ternuras no descubiertas
y sedientos retazos de melancolía.

Retos de frases amargas
o mentiras repetidas,
frenesí de locas pasiones,
herida de alma condenada
en un día mortecino que se espiga.

Manos agrietadas por soles de desconsuelo
para cada amanecer un nacimiento,
una rota oscuridad que desconfía,
esa inquieta partícula amenazada,
tú, mágica luz que gritas cada día.

viernes, 7 de diciembre de 2007

CARCEL DE DISTANCIA

Saltos muertos de un pensamiento
caminando a tu lacia melena,
arrebatos lanzados en un momento.

Murallas de pasos en verso
que tu piel dejó en mi piel,
parpadeo de ojo travieso
convertido en un perro fiel.

Clavos que te atan a un camino
recuerdos de una mujer,
despojos en barrotes del destino.

Sentencias perdidas en el olvido,
el alma que te dejaste ayer,
rastros de aroma dormido
recluso en celdas de placer.

Brincos de instantes perdidos
llegar a estar en tus ojos de miel,
prosas muertas de infinitos sonidos.

Lágrimas lejanas de sendas o caminos
reposados latidos rendidos,
al respirar tu corazón,
las raíces de mi cuerpo que aún no han salido.

Momentos para recorrer un universo,
corazones que sienten sin ver,
sin que la distancia pueda detenerlos.

martes, 4 de diciembre de 2007

EBRIO DE TREMENTINA

Los deseos se han desvanecido
como besos de aire perdidos,
esos que vuelan,
buscando labios en el infinito.

Mientras, solo un respiro.

Los recuerdos se han dormido
en los brazos atados del olvido,
esos que sangran,
por la condena de algún delito.

Mientras, solo un respiro.

Las almas se han entristecido
como ecos de no ser repetidos,
esos que llaman,
a la puerta del corazón herido.

Mientras, solo un respiro.

Los versos se han camuflado
en estrofas locas de sentidos,
esas que nombran,
a la musa para escribir el delirio.

Mientras, solo respiro…


Fotografía de Pedro Garcea.

lunes, 3 de diciembre de 2007

JARDIN DE LOS SINSENTIDOS


Me aguanto mientras muero
con tal de volver a ver,
el espejo de tus ojos
y en su ausencia oigo suspiros,
cada noche que te escribo.

En la página de tus oídos,
en la oscuridad de un olvido,
persigo el sueño que me mata
y que la muerte aun no ha obtenido,
sueño el paraíso de tus labios que se pierden con los míos.

Me duele si no te respiro,
con tal de volver a saber,
si el preludio del aroma con que embriagas
sigue estando en ambas almas,
cada instante que te vivo.

En las palabras que tus voces recitan,
sin descansar de estar perdido,
esperando vivir que me rescatas
de la muerte de haber vivido,
locas ilusiones de un corazón enfebrecido.

Ya que tu falta no es alivio,
cada momento que pasa se hace infinito,
sin saber que goza tu corazón que es el que ama
desgasto la soledad en el suicidio,
mientras no me llegue la hora,
con tal de volverte a ver, sólo escribo y escribo.