miércoles, 26 de marzo de 2008

EL MORIR DE LOS SUEÑOS


Viento, que murmuras
que su corazón son mis deseos,
en las lejanías de un recuerdo,
arrastrando horizontes
y abrazando los perfumes,
de sus alados besos.

No me llenes de sonámbulos brillos,
…que no me queme con tu sueño…

Lluvia que camina
con gotas mojadas de sueños,
arrastrando la locura del cuerdo,
ahogando inocentes
y desvalijando corazones,
alimentando de pasos mis versos.

No me confundas con cielos de celos,
…que no me pierdan sus siseos…

Fuego que serpentea
a la sombra de los posesos,
derramando lenguas de averno,
esperanzas impenitentes
y amaneceres de inviernos,
derritiendo todos los universos.

No me robes las palabras del papel…,
…que de tus sueños quedaré desierto...

domingo, 23 de marzo de 2008

ALLA DONDE TODO TERMINA


Solo se sabe, por el dolor, que el alma existe,
allá en su reino, el color palidecía,
una falsa columna de mañana fría,
aquel sol de arena blanca que perdiste.

Como el viento loco y ciego que embiste,
marca los pasos de tiempo en su agonía,
camino de verdes primaveras de alegría
y con temblones pasos de despiste.

Dibujando cielos, donde el sol insiste,
secos terrones de sed que bebiste.

Allá donde se hace pequeña la locura
si de fragilidad muere lentamente,
¿que sería de ella sin sentimientos?
sin un amor ciego,
sin una duda…

Allá donde se desespera la tristeza
si de lágrimas se seca,
¿que sería de ella sin pensamientos?
sin nubes de cielo,
sin un alma, esperándola dormida.

Una falsa columna de mañana fría,
aquel sol de arena blanca que perdiste,
allá en su reino, el color palidecía,
solo supe por mi dolor, que el alma existe.

Fotografía de Pedro Garcea.

sábado, 22 de marzo de 2008

TIEMPO SIN NOSOTROS

Que sería de todo en momentos sin verdad,
donde los corazones no duelen,
estrellados por un millar de razones,
repartidos entre los que no están,
…que sería respirar cuando no se necesita,
allá donde los sentidos mueren,
buscarte perdido en las palabras,
sajar los retales de la vida,
…que sería cantar lo que nunca tendré,
si no existiera la palabra nunca,
olvidar que se puede volver a olvidar
cabalgar al olimpo de la penumbra,
…que sería de los besos en carne viva
de la nostalgia acariciada,
de los instantes que se derrumban,
que sería de los momentos de la verdad.

Que sería de la eternidad si no nos miráramos nunca…



Fotografía de Pedro Garcea


jueves, 20 de marzo de 2008

Devocion IMPERECEDERA

LUZ (de mi hija)

La luz, es el destello que invade mi piel.
Es para mi la caricia de tu cuerpo.
Y es un imperio que conquista todos tus sentidos.
Es el barco que surca el lado de tus ojos.

VURUKI


CIRCULOs DE FAROLA (a mi hija)

Luz, que quisiera recogerse,
deseando olvidar, hacerse olvido,
escamas de colores de otoño,
se que me has de cegar de soledad,
¡y te miro!.

Luz, que se quisiera imaginar,
buscando la claridad del infinito,
rayo que jamás se extingue,
se que con tus pasos me perderás,
¡y te sigo!.

Luz, que quisiera soñarse,
rogando perder el recuerdo vivido,
sombras del tiempo huido,
se que tus llamas me quemarán,
¡y te vivo!.

Luz, que se quisiera aprender
para encender al corazón marchito,
buscando el reino de corazones
se que tus pensamientos me olvidarán,
¡y aún así yo no te olvido!...


Fotografía de Esther Rivera

miércoles, 19 de marzo de 2008

LOS OTROS MANDAMIENTOS

No construyas mas sueños y con tus alas vuela.
El vértigo del querer degenera y te arrastra a la desidia.
No creas en tus huellas y con tus pies camina.
En el regazo de un aroma ten la fe bien escondida.
No sientas con tus ojos y con tus deseos desea.
Encuentra la mañana de tempestad y a la tarde tranquila.
No duermas mas palabras y con tu boca recita.
Esculpe de dudas a los sueños que imaginan.

Porque para tener fe en que tu me oigas,
escucho mi voz dolorida, ¿quién grita?
haciendo collares con súplicas,
casualidades no reconocidas
que el destino multiplica…

jueves, 13 de marzo de 2008

EN LA ORILLA PROVOCADORA


Escondido de la lluvia
que el camino de tu piel esperma,
sorbo los poros
que de excitación rezuman,
esas manos esclavas
atadas por caricias de Luna,
palabras mudas
que entonan cuando aman.

Los gemidos y las lágrimas
que tus labios susurran,
vientos de lujuria
que al orgasmo arrastran,
orillas de sueños
llamas silenciosas que arden como matan,
ciertos rumbos de desalientos
que a tu corriente asaltan.

Río abajo siempre llevaron
agua mojada de palabras,
cauce natural de pensamientos
choque de sexos en madrugadas,
olas de pasión
que en la ribera aparcan,
dejando que la saliva de tu cauce
me abandone en la orilla equivocada.

Cuando la nada lo es todo, cuando todo se hace nada…

LA SED DEL DESALIENTO

No quiero ser voluntades que se queden ciegas,
como aleteos de palabras por entender,
quiero aprender a decírtelo sin ellas,
quiero lograr oscuridades encender.

Si ahora yo te dijera,
que el horizonte se aleja con el baile de la ola,
dibujando estelas de sueños inocentes,
aquellos ensortijados en el marfil de una caracola,
aquellos que inconscientes tu corazón abandona,
los que guardas en tu pecho latientes.

Si yo te dijera ahora,
que el viento de los instantes se enarbola,
sobre olas de corazones obedientes,
que tu luz se posa en pétalos de amapola,
que tu mirada se clava como agua mansa
en naceres de estrellas ardientes.

No quiero mentir a las mentiras,
como las letras engañan escritores,
quiero caminar desiertos a ciegas y a solas,
quiero querer sin quererte.

…dar un descanso al alma que no sabe, y se enamora…

Fotografía de Pedro Garcea

martes, 11 de marzo de 2008

PESCADOR DE CORAZONES


Cortar amarras
sin dejar que el rumbo confunda,
navegar con el sueño de llenar las redes,
cabalgando olas de espumas.

Volar a la deriva
aprender a escuchar la mar profunda,
a seguir los mares en sus latidos
a esperar los embrujos de su bruja.

Sorteando encrucijadas,
buscar almas desamparadas
cuyo dolor haya provocado heridas.

Y si algo se ilumina en mi cabeza,
sea o no, relámpago de tristeza,
solo pido que sea pescando en el mar de la vida.

Fotografía de Pedro Garcea

miércoles, 5 de marzo de 2008

ENGAÑADO DEL DESTINO


Sentí miedo de debilidad
en las puertas de la fuerza,
soñar siempre mirando al corazón
es retornar a la inocencia.

Todo comienza con la risa,
ahí todo comienza,
cuando el deber te hace llorar
camino de la impaciencia.

Seguí mi propio sendero
sin encontrar agua fresca,
todo queda descrito
escrito de palabras hechas.

Volé sintiéndome libre
en torno a tu belleza,
siendo uno mismo no te escondes
el resto carece de certezas.

Todo fin es un nuevo comienzo,
sin abandonar a las respuestas,
aquellas miradas en ojos caídas
esos sueños plenos de estrellas.

Seductores destinos muertos
¿porqué los busco entre las piedras?

Fotografía de Beatriz Iturbe

domingo, 2 de marzo de 2008

NADA ES COMO PARECE


Se guarece el sentido de despedida,
ya no es del mismo color
no segrega la misma vida,
apagados rayos de luz que palpitan,
sobre manos hambrientas
en tu mirada y la mía.

Pese a que la oscuridad esclaviza la noche,
que la duda se oculta del silencio,
a pesar que tu luz apaga el aroma de las flores,
que no caen lágrimas del firmamento
a que el tiempo se hace eterno.

Las lluvias que cobijan cometas,
las palabras de eternos silencios y olores
los ecos muertos en una boca sin sabores,
sensatas horas bien perdidas,
corazones que rompen la brisa.

La tarde cae callada y dormida,
abatida entre hojas de pensamientos,
fantasmas de tiempo,
ojos entreabiertos en la neblina,
caída de luces de otoño
sobre tu sombra y la mía.