martes, 27 de mayo de 2008

ME LO DIJO EL SILENCIO


Viento, que susurras que olvidemos de tus labios,
que tus olas me nieguen su dulzor,
o que tu vuelo ceñido de caricias engañe,
en caminar, la senda donde encontrar
sonrisas, no sea un malgastar de caricias,
entre los labios vivos de la vida,
entre vientos de viejos otoños,
crepitares rocosos de espuma
entre bosques de nieblas,
entre las alas rotas de la bruma,
de tus palabras que dan a beber.

Viento, que me cuentas cuentos de esa Luna,
que tus palabras se han de saber,
que los reflejos de tu espejo no empañen,
que tus miradas tengan mirar,
esas miradas, escapadas de los ojos por azar,
ventanas que hacen creer,
furtivas letras desperdigadas
que discuten, los sentidos escritos
de tus versos nacidos sin querer.

¡Viento!, viento que todo me ocultas,
¡ ojalá no me hicieras soñar nunca!,
… ojalá no me hicieras nunca soñar…

Fotografía de Merche

PD.- Para una amiga al regalo de una canción

domingo, 25 de mayo de 2008

ELIJO DE ELEJIA


Cuando respiro con los brazos alzados,
siento temblar en mis manos
mundos de olvidos en la sombra olvidados,
huecos de noches estrelladas
rozándose con los deseos de sus labios.

Persistente...,con los brazos extendidos,
he perdido lo imposible de los sueños,
atrayendo universos en mi mente deslizados,
castillos de arena colgantes
desvanecidos como las olas y los náufragos.

Persistente...con los brazos abrazados,
he elegido la lentitud de un seísmo,
en brotes de versos torpemente modelados,
capturando la vida de los instantes
pasados, que me dejan vacías las manos.

Con los brazos y solo con los brazos, sostengo este infinito…
con sus vacíos que han sido conquistados,
con cada suspiro del que sigo respirando.

Fotografía de Pedro Garcea

miércoles, 14 de mayo de 2008

RETALES DE CONCIENCIA

Entre sábanas de caricias,
se oyen respirar sensaciones de un cielo,
se ven como luces en cualquier camino
y se sienten como velas prendidas,
en alas blancas sostenidas de viento.

No encuentro las distancias,
no encuentro los momentos,
olvidados los números del tiempo muertos,
detrás, …solo silencios.

Entre mantos de estrellas,
caminan caricias de piel sentidas,
retozan trozos de impaciencia sueltos
y algodones de olas en sonrisas,
rompen de colores, los bordes del firmamento.

No alcanzo a los deseos,
no alcanzo los pasos del tiempo,
con un par de cientos de susurros de vida,
dentro, …todo pensamientos.

…palabras que arden en su propio infierno.
Fotografía de Pedro Garcea.

sábado, 10 de mayo de 2008

DONDE LOS MIEDOS ASALTAN









Detrás de tu mirada hay una sonrisa
escondida, lejos de donde la gente mira
y del universo de las miradas.

Detrás de tus párpados salpicados de vida,
hablan labios en ecos de palabras
perdidas, sombras inanimadas.

Dentro de ti tienes una sonrisa que es mía,
donde la niebla duerme colinas
y los sueños llevan guirnaldas.

Dentro de ti juega la sonrisa dormida,
estrellada tras las nubes del alma,
saltando entre noches y amanecidas.

Tropezar con esa sonrisa en tu mirada,
es descubrir donde todos los miedos asaltan,
es temer que su luz se pierda en el alba.

Es recordar que tu sonrisa es la mía…, y que está detrás de tu mirada.



Fotogafía de Esther Rivera.

lunes, 5 de mayo de 2008

SENTIRME EN TU REGAZO

La vida es un ovillo
un embrollarse sin donde,
es comprender sin olvidarse,
ríos de esperanza sin cauce,
es bostezar mareas de sueños,
ecos, que dibujan el horizonte.

Son palabras colgadas de un hilo
caprichos que el azar esconde,
es la sed que ha de saciarse,
camino que la noche desvanece,
mármoles de niebla desechos,
estrofas, de poeta inocente.

La vida son desmayos,
deseos, …deseos de tocar el cielo.



Fotografía de Esther Rivera

domingo, 4 de mayo de 2008

DESLUMBRANTE CARICIA DE CIELO


Me empujaste a beber tu sonrisa
aquella hecha de agua de plata,
la que calma la sed de la fuente
esa que seca las lágrimas,
…y me impuse romper la lluvia
que mana como aguacero,
castigando a la presa que ahogue el río,
para seguir las gotas que han llovido
hasta las sombras de tus labios riberos.

Me empujaste a devorar
los colores de la vida que nacieron,
caricias de ojos que disipan sonrisas
alma que tiene ecos,
…y me hice cazador de nubes
hostil perseguidor y trampero,
lacerando miradas de arco iris,
arrastrado por la corriente de un canto mañanero
hasta lo profundo de tus ojos eternos.

Me empujaste, ¡y me deje!,
sin pensar en los abismos,
sin saber donde caerían los sueños
que se sueñan sin soñar,
…y me hice violador de vientos
conquistador de vacíos versos,
carbonero de láminas blancas,
peregrino de pasos de tinta que andan
hasta el confín de tus deseos.

Por el brillo de unos labios y unos ojos,
hice de la pluma una deslumbrante caricia de cielo.