viernes, 27 de junio de 2008

EL NO CREER…, EN LAGUNAS DE ESTRELLAS

Alas negras y palabras negras
en el lago de las almas blancas.

Desnudas como fantasmas,
andamos rozándonos en tinieblas,
todas las pasiones desgreñadas,
inanimadas, desatadas, anegadas,
por el hielo seco de las vendetas.

Telas de brazos impávidas,
esqueletos de versos,
ánimas,
océanos de lechosas manchas,
partos floreados de primaveras
en el sótano de las esperas.

Mansedumbres de oleajes maduros
que apagan volcanes o los despiertan,
terrenos por los que reinas,
sintiéndote siempre detrás
como sombra que huye del alma,
latidos huecos que desesperan.

¡Ten!, coge mi tinta y peca,
encaja cada letra desangrada
y escribe,
dale vida a la hoja seca.

Alas negras y palabras negras
en el lago de las almas blancas,
rotas…

Fotografía de Esther Rivera

miércoles, 25 de junio de 2008

SIEMPRE HUÉRFANO EN MI PRIMER PENSAMIENTO


Cuando desde dentro te hablo,
la voz queda pegada a la cuartilla
y desciende con el telón del cielo,
cuando las palabras pierden las alas
y los sonidos que resbalan, cada mañana,
se siembran como tesoros
sobre praderas blancas de duro suelo.

Instantes mojados de tinta por descubrir
calentados de amaneceres placenteros,
por la luz de futuros prometedores
que quedan nadando en ríos de deseo,
animadas por las frases
anegando la vida de pensamientos.

Temblones pasos de silencios
y dedos intentando robar tu voz,
en líneas escritas por las estrellas
que parpadean en los ojos de cada tiempo,
vientos de letras revueltas
que se quedaron entre los dos.

Cada vez que te pienso,
vuelan ráfagas de miradas huérfanas,
desde el ocaso a los confines eternos,
cuya luz confunde la luz del sol.


Fotografía de Pedro Garcea

sábado, 14 de junio de 2008

PRESIDIO DE PALABRAS

Creo en aquellas o quisiera
en otras que riendo juegan,
o en las que de lágrimas cuelgan,
quiero a las buscadoras de caricias
aquellas sedientas de locuras,
hijas de las estrellas mas bellas.

Me gustan las provocadoras
como vértigos de acantilado,
suspendidas de sus nubes
y huérfanas de significados,
me relamo, libo de las esclavas
los sentidos que mas destellan.

Me enamoro de las evocadoras
que siempre nadan entre piedras,
suspendido de las que guardan secretos
o esas soñadoras de sueños,
creo en las palabras o quisiera
amaneceres repletos de letras.

Al igual que la luz se han creado,
cuando hay hallas,
y cuando hallas no las esperas,
por eso solo creo en las palabras que aman,
por eso y por lo que me dicen,
por eso vivo encerrado de ellas.
Fotografía de Beatriz Iturbe

domingo, 8 de junio de 2008

HUELLAS SALADAS


Mil canciones para mil sendas,
se han descrito en melodías
que arrastran a playas desiertas,
a caricias de voz
a gotas vivas de una ola desnuda,
llamadas de amor del beso de las sirenas
que se alzan y nos rodean,
miles de vientres respirando en las arenas,
orillas labiadas de espuma
tan frágiles como polvos de estrellas,
sombra de pasos fingidos
que se difuminan como la bruma.

Miles de sueños para miles de Lunas,
agazapadas, en palabras de piedras,
caminos secos,
salinas manchadas de tintas,
silencioso paseo de una playa infinita
que se envuelve y nos marea,
escamas de viento en letras revueltas,
millones de almas escritas
sobre prados de láminas etéreas,
sombras empobrecidas
de abrazos de sal y arena.

Un solo idioma para cantar,
contra millones de respuestas,
mala suerte la nuestra,
para imaginarme tus besos,
se me fueron los labios tras la estela de tu huella…

Fotografía de Pedro Garcea

miércoles, 4 de junio de 2008

CORTINAS DE AGUA



Un tiempo que llora,
aquellas lágrimas de momentos,
cuando las almas escondidas,
sienten sin pensar las auroras,
cuando las ciegas miradas,
perdidas,
caracolean rayos de sombras,
cuando las gotas de sol,
suspendidas,
acarician ferozmente las mejillas,
que ofendidas,
cuando todo lo que comienza termina
detienen la vida,
poderosa,
cuando los besos soñados en carne viva
se agotan,
llueven en gotas de amor,
repartidas,
cuando las palabras heridas,
y silenciosas,
gritan en mis manos,
escandalosas,
momentos que solo pasan,
cuando el corazón llora tras las cortinas.

Fotografía de Pedro Garcea

lunes, 2 de junio de 2008

SE ME OLVIDAN LOS SUEÑOS


Tal vez se queda la voz mas suave del mar
en ecos que siempre acechan,
con claridades de tinieblas,
acunadas en noches dormidas de silencios,
en tibios sueños que mueven veletas.

Tal vez se quede el alma con la puerta abierta,
y los salvajes sentidos que respiran
de flor en flor inciertas,
anden confundidos de bellezas
con llaves que ciegan todas las puertas.

Tal vez se queda la vida inagotable de la tierra,
solo en sonoras palabras que esperan,
imaginadas de futuros,
en versos que se dispersan
mientras sobren letras para un poema.

Palabras sumergidas en la hierba,
retozando en caminantes que las despiertan,
volátiles escenas que se alejan.

Soñar siempre se sueñan,
aunque borremos la memoria y olvidemos,
los sueños, siempre nos dejan.

Fotografía de Pedro Garcea