martes, 10 de marzo de 2009

QUE SEMILLEN HASTA LUEGOS


No he querido creer
a esos labios escapados de la astucia
o a las presas en las llamadas a caza,
no creo en las jaulas del invierno
en los abrazos entre vientos opuestos
y en el seco semblante de las añoranzas,
no me creo las blasfemias
acampadas ante las puertas doradas
ni los matices que cuelgan de las palabras,
no me engañan
las lagunas del pensamiento
que se quedan embalsadas entre montañas,
no me puedo creer
lo que los gitanos leemos en las palmas
en que lunar encontramos la abundancia,
no creo en las bocas sin aliento
ni en las fauces que callan por falsas
que se muerden verdades que callan,
sigo sin quererme creer
que soy el único y primero que engañan
por no creer en quererlo,
…pero sigo creyendo
que de un adiós crece la esperanza.




Fotografía de Esther Rivera

8 comentarios:

arena dijo...

que suerte despues de tantas dudas creer en la esperanza...buen dia navegante!.

BUENAS NOTICIAS dijo...

La esperanza no debe dejar de crecer jamás, incluso después de un adiós o de mil dudas... un abrazo!!!

Anónimo dijo...

Versos sobrios que embriagan de rubor al engañado y al traidor. Porque, en el fondo, somos caras de la misma moneda que es la vida y cada cara quiere su justicia. Cada vez muerdes mejor las verdades de tu alma: matices de una necesidad. En fin, cree lo que tengas que creer pero… ¡Sigue POETA!

Elwimg dijo...

"Los deseos de nuestra vida forman una cadena, cuyos eslabones son las esperanzas."

Lucio Anneo Séneca


BesoT

Anónimo dijo...

Ese lunar que tu conoces y has visto, no te dara la abundancia, pero te puede dar algo mucho mejor... todo el cariño mas sincero del mundo. Te quiero

Anónimo dijo...

Perdon... me ansie...besos

Lhunna dijo...

Aunque no queramos creerlo
alguien siempre pierde.
La esperanza es lo único
que tenemos todos
que no se puede perder.
Real y bonita
Besazo

arena dijo...

gracias como siempre por estar tan cerca...