miércoles, 5 de septiembre de 2012

SECRETO SONETO


















Mi corazón tiene el deseo
de amarte sin ser correspondido
aunque campe en nubes de olvido
así sea el amor que nunca poseo.

Más alto que un pálpito de cielo
quiero arrojarlo al curso de un río
que me ayude a encontrarte en el vacío
y a que te muestres sin ningún velo.

También desea rozar lo lejano
con la boca que nunca miente
o con la ingénua caricia de la mano.

Aunque sea yermo y sin simiente
aquel que en la espera se hace vano
en el deseo de amar secretamente.