lunes, 14 de enero de 2008

CREPUSCULO PERDIDO

Me marché más allá de los sueños,
para entenderme sin palabras
y no herir con el recuerdo.

Alejado en las tardes imagino tus ojos,
islas circundadas de océano,
donde sueño y respiro tu ausencia,
con mi soledad vestida de naufrago.

Dirijo alados pasos a tus miradas ausentes,
buscando su luz en algún oscuro faro,
alejado en la resaca de la ola de arena,
esperando tu mirada oteando en un barco.

Pasados los tiempos de la inocencia,
preñados pensamientos aciagos,
madrugada tras madrugada
oteando en el infinito,
me lleno de pensar en ti
… en tus ojos de océano.



Fotografía de Pedro Garcea

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Marcha ... pero vuelve pronto...

Filomena dijo...

Que cosas más bonitas dices.
Las personas que pasan por nuestra vida se van fisicamente, pero quedan dentro de nuestro corazón.
Si nuestro corazón no estuviera lleno de sentimientos hacia los demas estariamos muertos.