domingo, 13 de enero de 2008

NOCHES DE OJOS CAIDOS


Cantando el corazón del grillo en sentimiento,
las estrofas de olvidadas promesas,
esculpiendo en las flores mundos de colores mostrando sus infinitos secretos,
ocultos tras la luz de una cálida belleza.

Riachuelos desbocados suenan de firmamento,
notas que dibujan las luciérnagas,
surcos de caminos sesteados por los cálidos influjos del vuelo de los insectos,
viajeros errantes sobre la verde maleza.

Huestes de brillos esperando un nacimiento,
jardines colgantes que se deslizan en tinieblas,
brisas impalpables crecientes en las sombras que acarician como espectros,
oscuras bocas dormidas de pereza.

Sombras que deambulan con el viento,
acariciando con sonrisas escondidas,
perpetuos pasos de barro con el que están hechos los cuerpos,
no somos mas que un puñado de tierra y hojas muertas.

1 comentario:

Anónimo dijo...

A veces parece...