martes, 8 de abril de 2008

EL ECO DE LAS PIEDRAS

Ya no quedan olvidadas hojas de agenda,
en noches de sueños candentes,
solo polvos de rastros que huellan,
caminos que siguen sendas, donde los pasos siguen caminantes.

Ya no te quedan cubiertas arboladas de mariposas,
incendios de infiernos de corazones,
solo quedan miradas furtivas y ansiosas,
ritmos de vida en el aire, ecos de gastadas canciones.

Ya no me quedan claridades mojadas de río,
sombras de almas que se enfrentan,
solo ojos que miran la luz del vacío,
mundos donde las almas se esconden y los deseos se estrellan.

¿Dónde quedaron tu letras, poeta?,
¿petrificadas en las paredes del tiempo?,
solo la roca mortificada, escucha,
lo que queda de un poeta muerto, volados guijarros conquistados al viento.


Fotografía de Pedro Garcea

2 comentarios:

Brujita dijo...

Muy bien vitorín, me relajan mogollón tus poemas y mas cuando los lees.
BESITOS

Anónimo dijo...

El amor eterno dura aproximadamente 3 meses. (Les Luthiers)