martes, 22 de abril de 2008

TENGO LA MALETA HECHA


Tiemblo, al tener manos que siembran letras,
porque escucho sollozos de tristezas,
porque veo lejanía en las distancias,
por equivocarme y cambiar rumbos de mareas.

Tiemblo, si daño a alguien en el fragor de cualquier guerra,
porque siento palabras de amor desiertas,
porque los vacíos van comiendo las ausencias,
por semillar de esterilidad esta vida de tierra.

Tiemblo, por el viento que se pierde de praderas,
por los versos que se escapan en centellas,
por esa Luna que trasluce las almas eternas.

Porque busco los misterios que tiemblan,
porque he sentido una lluvia de estrellas,
tiemblo, pensando que me quisieras.


Fotografía de Vuruki

4 comentarios:

Anónimo dijo...

Siembra letras, equívocate...
inunda los vacíos de palabras
y deja que la luna te acaricie...
porque esta noche las estrellas
susurrarán que un día te quise...
Entonces, tiembla...

Anónimo dijo...

Todo tiene sus límites. (Quinto Horacio Flaco -65 AC::8 AC- Poeta latino).
El juego de la vida está en encontrarlos.

Lito dijo...

esta ...floja.
jijiji.

Brujita dijo...

No cierres nunca la maleta.