martes, 5 de mayo de 2009

EL LAMENTO DEL AMANTE


Con tu calor en mi piel
atosigo a los instantes,
marcando pasos distantes
revolviendo las mañanas,
en la tierra que me abraza
donde saltan tus semblanzas
en chispas de cosechas,
en bocas de palabras desechas
o espacios vacíos vibrantes,
salpicando las hojas muertas
buscando lo que esconden las puertas
jugando a cruzar realidades,
a fingir penalidades
con la única arma del poeta.

Con tu calor en mi piel
germinan para ti las letras.

Fotografía de Pedro Garcea

10 comentarios:

Lhunna dijo...

El calor de piel con piel
es la mejor musa
de inspiración
para escribir
con sentimiento
Besazo

BUENAS NOTICIAS dijo...

La única arma del poeta es un arma que desarma.... Lo sé por experiencia...
Un beso gordo!

Amanteceres dijo...

Dos Amantes dichosos hacen un solo pan,
una sola gota de luna en la hierba,
dejan andando dos sombras que se reúnen,
dejan un solo sol vacio en una cama.
Dos Amantes dichosos no tienen fin ni muerte,
nacen y mueren muchas veces mientras viven,
tienen la eternidad de la naturaleza.

Don Pablo Neruda.

Maravillosa Desvanecerse, maravillosa...

Un beso y gracias por voisitarme de nuevo.

Anónimo dijo...

Aunque desvanezcas sigues brillando como las mejores esctrellas del firmamento.
besossssssss

arena dijo...

Que cerca está este poema de Puccini..un beso navegante.

Elwimg dijo...

Hay amantes de versos,
hay amantes de sueños,
hay amantes que sus versos son de ensueños, y después están los Poetas que son amantes de todo eso y de muchos más sentimientos...

¡¡Felicidades Poeta!!

BesoT

arena dijo...

Tienes un regalo en mi ventana, espero que te guste.

Lito dijo...

que chuleria.....tiene un ritmo mejor que los f-1. besos me gusto y por hoy no leo mas que se me va el aroma de esta tan bien echa y tan promiscuamente leida....besos. Lito.

suspiros dijo...

que mejor arma en el amor que la poesia...

abrazos

Anónimo dijo...

Te digo adiós y, acaso, te quiero todavía,
no puedo olvidarte, pero te digo adiós.
No sé si me quisiste, no sé si te quería,
o tal vez nos quisimos, demasiado, los dos.

Ese cariño nuestro apasionado y loco,
me lo metí en el alma, para quererte a ti.
No sé si te amé mucho, no sé si te amé poco,
pero sé que nunca volveré a amar así.

Te digo adiós y, acaso, con esta despedida
mis mejores sueños mueren dentro de mí.
Pero te digo adiós, para toda la vida
aunque toda la vida siga pensando en ti.

p.d. ja pots pensa lo que vulguis amic meu.... t´estimo molt.
carmetta