martes, 11 de agosto de 2009

CIELO ESTRELLADO DE HUECOS


Mirando el raso de tus ojos,
vuelo de soledad a compartir palabras
sin querer caer dentro de ti
parado bajo estrellas capoteadas,
atajando por sendas de sueños doradas
sin dirigirme a tu distancia.

Vengo perdido en desiertos de calma,
en son de paz ante cualquier guerra
sin saber empuñar un arma,
empujando con la fuerza lo que siento
sin el desnudo que hace pecado el alma,
vomitando versos que se lleva el viento
sin cegarme a lo que se ata el que ama.

Llego del vacío que siempre me acompaña,
sin saber si dentro crece una llama
o que laberinto tiene su entraña,
solo por mirar ese oscuro hueco
que de latidos y huellas habla,
pronunciando tu desnudo nombre
sin tener mas que el manto de la nada.

Confiado en el abrigo de la noche
refugiado en su canto que me canta
deshaciendo el hechizo buscando
en el oscuro firmamento tu mirada.

Fotografía de Gemma Redondo

5 comentarios:

Violeta dijo...

Llego del vacío que siempre me acompaña,
sin saber si dentro crece una llama", como me han gustado estos versos!..un beso navegante.

Elwimg dijo...

Estrellas llenas de caricias que se manisfiestan en tus palabras, dulzura a flor de piel ...


Me gusta...


BesoT

Gabriel dijo...

Bellas palabras
Música del alma

Saludos!

BUENAS NOTICIAS dijo...

Qué bonito, Desvanecerse.

Anónimo dijo...

jo he deixat de creure amb les estrelles, es una llastima ja hu se, pero la vida es aixi................ pot ser cualque dia tornin a brillar per mi
carmetta