lunes, 5 de abril de 2010

CREENCIA


Paciente amor
que solo recibe soplos de letras,
vientos de palabras que se encuentran
colgadas de los instantes
que las praderas del tiempo trepan.

Paciente sabor
que se amarga si lo penetras,
entre ventanas cerradas por estrofas
palpadas por la ceguera
que anega la luz de las sombras.

Paciente caricia
que se escapa por las puertas,
cielos que se codician de estrellas
soñados despierto
sobre pilas de hojas sueltas.

Paciente impaciencia
que se mira en miradas maestras,
inquietud trajinando mis estancias
del ímpetu solitario
que siembra de versos las huertas.

Paciente silencio
que encanta serpientes hambrientas,
arañando las entrañas de las distancias
con la duda incierta
de describir lo que nadie anhela.

Y detrás de todo, solo estás tú.


Fotografía de Isabel

7 comentarios:

Gabriel dijo...

La poesía es un extenso libro que se escribe pacientemente cada día de la vida. Siempre al amor, siempre al dolor y a cada cosa que el alma ansía.

Saludos

Rochitas dijo...

excelente poema, arañando las entrañas de las distancias...

Un Colibrí Viajero dijo...

me sumerjo en tus letras cada vez que mi vuelo pasea por tu hogar un cáliod abracito estimado poeta!

ELWIMG dijo...

Estar contigo o no estar contigo es la medida de mi tiempo.

Jorge Luis Borges

Perciosa como todas...

Un besoT

Anónimo dijo...

Y detrás de todo, solo estás tú.

Amanteceres dijo...

“Lo bueno de los años es que curan heridas, lo malo de los besos es que crean adicción"
Joaquín Sabina

Un beso

luciernagadeluz dijo...

Si hay ilusión todo llega. Muy profundo y bello como ya me tienes acostumbrada. Un beso enormeee