lunes, 12 de abril de 2010

LA TORMENTA QUE ESPERO









Lloviendo el siempre con todo
sobre alma de tierra y de cielo,
desnudo de lo claro y lo oscuro
cubierto de la piel del anhelo.

Escampando un casi nada
en las laderas de las montañas de la vida,
que de su alta inmensidad se vacía
y arde en frondoso bosque del deseo.

Tronando de amor en el desvelo
con secretas tintas que anochecen mañanas,
quedando las manos limpias y los ojos ciegos
a destinos con las sendas marcadas.

Relampagueando en un apenas
oteando los compases de las entrañas,
robando el poder de las llaves
dejando abierta la puerta del alma.

Mojando calles de viento mudas
en poemas de versos ancladas,
donde un quizás pueda encontrar palabras
para mudar la tormenta por calma.

7 comentarios:

Amanteceres dijo...

Los pájaros saben que no hay invierno que dure cien años y que, al pasar la tormenta, la primera semilla que brota es el sol.

Francisco Morales Santos

Amanteceres dijo...

Me olvidé, besos…

Un Colibrí Viajero dijo...

... Tronando de amor en el desvelo..
ayss porta que maravilloso versar hoy me voy suspirando, mis humildes felicitaciones!!!

lhuzdelhuna dijo...

Si llueve... que sean tus besos
Si escampa... que sea el tiempo
Si truena...que sea tu pasión
Si relampaguea...que sea tu amor
Y si moja...que sean tus labios
Precioso
Un Besazo

suspiros dijo...

donde un quizás pueda encontrar palabras para mudar la tormenta por calma... el anhelo que siempre está allí a la espera de nuestro rescate cuando nos ve a punto de caer rendidos aparece de la nada como un hilo de esperanza.

muy hermoso, besos

luciernagadeluz dijo...

Después de la tormenta siempre se espera esa calma. Bello, muy bello. Un beso grande

Lito dijo...

Jamas se expone la lucidez cuando el amor es el que decide...
besos

lito.