lunes, 1 de noviembre de 2010

DE TU HOGUERA MIS CENIZAS



Quedan rescoldos tibios
consumidos en color de lirios,
habiendo ardido en haces de letras
elevadas por las voces a la altura,
cayendo en la sombra de las grietas
como cenizas abiertas al mirarte.

Aún me restan versos
escondidos en tus ojos,
rompiendo los instantes eternos
orbitando en cielos de frescura,
con olas encrespadas de sonrisas
que se quedaron al encontrarte.

Todavía flotan nubes
arropadas de recuerdos,
llenando de luz los universos
colgadas en brazos de ternura,
volátiles esencias de dulzura
soñadas en el sueño de tenerte.

Quizás no acabe nunca
el poema que contigo crece,
con el infinito don de la locura
de ese corazón que se mece,
en la piel de quien te quiere
alimentando de amor a la escritura.



Fotografía de Esther Rivera

3 comentarios:

Lito dijo...

Hay incluso veces en que los poemas forman un nudo en su transcurso, tal es la fuerza de la comunion de tus palabras que el desden ocasional que se traza, cuando la lectura te recoje, hace que me despache por "soleas" y te deje un beso de agradecimiento.....
Lito.

lhuzdelhuna dijo...

Cuando la inspiración viene de un amor,siempre salen bellos poemas..
Precioso
Un Besazo

cibersan dijo...

Buen trabajo el desarrollado con este blog... segui posteando.

Ahi te dejo para que lo cheques:

www.viajarhoy.blogspot.com

fer