jueves, 18 de noviembre de 2010

MUNDO SECUESTRADO



He llamado de lejos al silencio
de mil y una maneras indefinidas,
describiendo tu nombre en sombras
con millones de caras y aristas,
bailando con su niebla
sobre las mil leguas de las marismas,

he dormido en su algodonada cima
las incontables horas de la vida,
respirando su mojado rocío
en miríadas de amanecidas,
saciando sus toscas aceras
con huellas tenues de sonrisas,
lamiendo de sus agrios gajos
el vino de todas sus viñas,

he llenado sus empedrados
colmando sus calles vacías,
con el mundo de las letras
te he buscado tras sus esquinas,
queriendo encapotar los cielos
de palabras sin despedidas,
sembrando de deseos sus campos
sintiendo que tu silencio era mi compañía.


Fotografía de Pedro Garcea

2 comentarios:

Rochitas dijo...

¿y despedidas implícitas y sin palabras?
lindo su comentario, sí que de vedad descansa, en ese caso interpretar un sueño.

ELWIMG dijo...

Andan el temor y el amor tan apareados, que adoquiera que volváis la cara los veréis juntos.

Miguel de Cervantes Saavedra

Un beso