miércoles, 7 de septiembre de 2011

ROSAL DE SONETO












La flor de la ausencia destila un perfume
tan alargado como la línea del horizonte,
difuminado como un alma inconsciente
mientras ella de sus colores presume,

disuelve con la tentación de sus formas
y diluye las dudas de la incertidumbre,
embrujando desde el vientre a la ubre
con el canto gregoriano de los aromas,

aprende a bailar la sonata del viento
para no olvidar aquello que siente
mimbreando ante cualquier contratiempo,

rumbosa flor de sabor aguardiente
que acoge en sus espinas la marca roja
de las letras que sangro al escribirte.

¡Oh rosa de la nostalgia!

1 comentario:

escuchando palabras dijo...

uy q temita la nostalgia y es tan cierto q cada emocion tiene su olor, pero tu lo dices tan bello!!! besos