martes, 24 de julio de 2007

LLUVIAS DE UN PENSAMIENTO


Cadenciosa…
Recogiendo la cosecha que lleva la fatiga, cada vez que se toca un poco fondo.
Frenética…
Almacenando los escombros que vacilantes llueven, escupidos de serpenteantes bocas.
Rítmica…
Batiendo ecos amorfos que tozudos castigan, tempestades internas vivas en el hondo.
Imprevisiva…
Locura invisible que te envuelve el alma, susurradas palabras y frenéticas semblanzas.
Pasional…
Perseverante en acariciarte de ideas, sudorosas estrellas que brillan de sentido.
Incontrolable…
Soñándote que mojas, cuando se siente parir, muslos blancos de la blancas colinas.
Ilusa…
Dotándote de recuerdos, donde la eterna sed sigue, y el dolor, duele infinito.
Vaporosa…
Incorpórea sensación de gotas fluidas que me empapan de sabiduría.
¡Y que hoy amenaza con anegar mi corazón!

1 comentario:

Clara dijo...

Tejedor de palabras..., como tu sabes, los seres humanos, con todas sus acepciones, deseamos casi siempre ser acariciados.
Somos hábiles dejándonos abrazar por las palabras que nos llegan... ¡Da igual para quien sean escritas!
Las sentimos nuestras.
Alguna vez, y no lo olvides, ¡por favor! pon matices,
matices que acaso identifiquen,
matices complices,
para que cuando las almas te lean,
libremente se dejen acariciar y nada mas;
porque tú, has hecho lo debido
para no quedar arraigdo,
o quizá prisionero
o quizá capturado.
Tejedor de palabras, podría ser
que de esta manera, ayudes ademas, a liberar almas.

Besos