jueves, 19 de julio de 2007

OCÉANOS DE LAGRIMAS

Me quedo adormecido entre los grandes insomnios del alma,
y mientras sueño quedo despierto,
siendo acariciado por alas tangibles,
ilusas realidades a cielo abierto,
sacudidas esperas de esperanzas,
olas imaginadas por un mar inquieto,
sombras quebradas de ayeres
y dibujadas sobre un horizonte eterno.

Me quedo suspendido por los invisibles hilos de viejas parcas,
y nada altera nada de lo que cuento,
sintiendo mareas de estrellas inalterables,
en peinadas cumbres blancas de sentimiento,
etéreas cenizas de momentos muertos,
bosques de lágrimas en busca de anhelo,
marcando los trazos de mi pluma en tinta
y esculpiendo mi vida en la tabla del tiempo.

1 comentario:

anónimo dijo...

En un rincón del alma está,como dice el poeta,guardada en un viejo cajón,una vieja libreta,papel amarillento, con palabras desoladas,historias de un lejano amor,que aunke hace mucho que paso,sigue hiriendote el alma.ANIMO AMIGO