martes, 20 de noviembre de 2007

PLEGARIA


Si pudiera pedir
concederme un momento,
acompañarlo de una sonrisa furtiva,
o mejor, de una mirada perdida
que se te pueda escapar.

Si pudiera rogar
tener fe de sacramento,
probaría a decir desde dentro,
como si el mundo se acabara
que es posible olvidar.

Si pudiera tocar
nubes en cielo abierto,
acariciaría tu piel incendiaria,
retazos del último encuentro
que me haga recordar.

Si pudiera soñar
que por un instante te tengo,
con las manos desperdigadas,
en orgía sobre tu cuerpo
besaría por besar.

Si pudiera volar
te llevaría a disfrutar sin lamento,
enredaría a la noche de Luna llena,
conquistando besos de viento
para que te dejes amar.

Concédeme lo que te pido
aunque no se si es querer o quimera,
que de pedirte a ti te pidiera,
regálame una noche como aquella
y nunca te querrás alejar.
Fotografía de Pedro Garcea

3 comentarios:

Anónimo dijo...

Mil noches… no una, porque el aroma persiste,
como voraz lengua suspendida en el aire.
Para soñar con tu noche,
y acaricies mi fuego cuando agonizo
regalándote el vuelo imperceptible de mi alma.
Querer o Quimera?

Lito dijo...

Yo no vuelo tanto, mas bien rozo el suelo y me acerco de puntillas a tus escritos...
Besos

bruja dijo...

Tu pide por esa boquita que algun dia sete concedera lo que anelas...Besos