viernes, 9 de noviembre de 2007

SILENCIO ENTRETENIDO

Me queda la vida por volar y la ausencia de palabras,
jugar con vacíos pavorosos, cada instante,
un momento de tormento y otro bendito silencioso.

Me resta la vida por soñar con amagos de luces ardientes,
relámpagos mudos nerviosos, cada sueño,
va cayendo en pendiente y otro se queda en un esbozo.

Me falta la vida por pensar y besar vidas amargas,
instantes de labios ardorosos, cada idea,
una luz intermitente y destellos de mundos curiosos.

Me basta una vida que borrar con gritos de olvidos hirientes,
el frío de la soledad, cada muerte,
todo queda dormido y grado a grado desaparece.

Fotografía de Pedro Garcea

1 comentario:

Lita dijo...

Yo que se de conjuros y blasfemias,
de labios ardientes y de fria soledad, cuando esos dedos me tocan
me aferro a tu mano temblorosa
y me abandono a la ráfaga
de tu liento que me ahoga.
Mi más bella locura.
Mi Angel o demonio.