sábado, 7 de noviembre de 2009

NOMBRÁNDOTE






Inmerso en el tiempo
calculo
el silencio
que nace de ti.

Volando en el viento
lloro
a un árbol muriendo
con el cielo sin abrir.

Orando en lo que siento
soñando
mar adentro
a través de ti.

Retrocediendo
apagando
el infierno ardiendo
que consume el sentir.

Diciéndote
sin querer
ciego, mudo y sordo
escribiendo te nombro a ti.

Buscando sin aliento
palabras
que me dicen tu nombre
en versos que hacen eterno vivir.

Nombrándote a ti…
Fotografía de Gemma

5 comentarios:

Un Colibrí Viajero dijo...

Tus manos que acarician las palabras, motivadas por el sabor y aroma de su nombre y guiadas por el corazón de un hombre rico
en sentimientos, lleno de nombrarla en cada espacio abierto donde surja el anhelo y deseo.
Esas son tus manos poeta que le hablan a traves de ti.
un cálido abrazo.

luciernagadeluz dijo...

Cuanta sensibilidad,cuanta belleza, cuanto sentimiento muestras en este poema tan lleno de caricias para su alma. Un beso grande

Norma Ruiz dijo...

Hola:
me emociona tu escrito.
ese recorrido que haces a través de los sentimientos, la palabras, sensaciones.
te felicito

BUENAS NOTICIAS dijo...

Me ha gustado lo de calcular el silencio que nace de ti. Es como muy mágico... Un beso, Desvanecerse.

ELWIMG dijo...

Y es que el amor es Ciego,sordo y mudo en muchas ocasiones...
Llevamos su nombre escrito a fuego en el corazón...

Preciosa.

BesoT