lunes, 3 de diciembre de 2007

JARDIN DE LOS SINSENTIDOS


Me aguanto mientras muero
con tal de volver a ver,
el espejo de tus ojos
y en su ausencia oigo suspiros,
cada noche que te escribo.

En la página de tus oídos,
en la oscuridad de un olvido,
persigo el sueño que me mata
y que la muerte aun no ha obtenido,
sueño el paraíso de tus labios que se pierden con los míos.

Me duele si no te respiro,
con tal de volver a saber,
si el preludio del aroma con que embriagas
sigue estando en ambas almas,
cada instante que te vivo.

En las palabras que tus voces recitan,
sin descansar de estar perdido,
esperando vivir que me rescatas
de la muerte de haber vivido,
locas ilusiones de un corazón enfebrecido.

Ya que tu falta no es alivio,
cada momento que pasa se hace infinito,
sin saber que goza tu corazón que es el que ama
desgasto la soledad en el suicidio,
mientras no me llegue la hora,
con tal de volverte a ver, sólo escribo y escribo.

2 comentarios:

Filo dijo...

Esta poesia es muy espacial. Pero no tanto como tú. Besos. libro

Lito dijo...

Preciosod eseo de amar. Me gusta tanto que al final de leerlo he sunrreido instintivamente.
Un beso