jueves, 20 de marzo de 2008

Devocion IMPERECEDERA

LUZ (de mi hija)

La luz, es el destello que invade mi piel.
Es para mi la caricia de tu cuerpo.
Y es un imperio que conquista todos tus sentidos.
Es el barco que surca el lado de tus ojos.

VURUKI


CIRCULOs DE FAROLA (a mi hija)

Luz, que quisiera recogerse,
deseando olvidar, hacerse olvido,
escamas de colores de otoño,
se que me has de cegar de soledad,
¡y te miro!.

Luz, que se quisiera imaginar,
buscando la claridad del infinito,
rayo que jamás se extingue,
se que con tus pasos me perderás,
¡y te sigo!.

Luz, que quisiera soñarse,
rogando perder el recuerdo vivido,
sombras del tiempo huido,
se que tus llamas me quemarán,
¡y te vivo!.

Luz, que se quisiera aprender
para encender al corazón marchito,
buscando el reino de corazones
se que tus pensamientos me olvidarán,
¡y aún así yo no te olvido!...


Fotografía de Esther Rivera

2 comentarios:

Lito dijo...

A mi me ocurre igual con mis hijos y con los tuyos...no sabria demostrarlos el amor que los tengo como o haces tu con tus palabras.
Bonito chache.
Lito

Brujita dijo...

Esther, eres un cielo de niña, te doy la enhorabuena por lo bien que escribes a tu corta edad. Sigue escribiendo así que lo haces muy bien.
Besos a tí y a tu papá.