jueves, 13 de marzo de 2008

EN LA ORILLA PROVOCADORA


Escondido de la lluvia
que el camino de tu piel esperma,
sorbo los poros
que de excitación rezuman,
esas manos esclavas
atadas por caricias de Luna,
palabras mudas
que entonan cuando aman.

Los gemidos y las lágrimas
que tus labios susurran,
vientos de lujuria
que al orgasmo arrastran,
orillas de sueños
llamas silenciosas que arden como matan,
ciertos rumbos de desalientos
que a tu corriente asaltan.

Río abajo siempre llevaron
agua mojada de palabras,
cauce natural de pensamientos
choque de sexos en madrugadas,
olas de pasión
que en la ribera aparcan,
dejando que la saliva de tu cauce
me abandone en la orilla equivocada.

Cuando la nada lo es todo, cuando todo se hace nada…

4 comentarios:

Ellwing dijo...

Tu siempre provocas,
tus palabras nos atrapan,
nos transporta al interior,
tu poesia se hace de todos...

Blanca dijo...

Al leer tus últimas letras, no tube por menos que aplaudir largo tiempo...con testigos...
No importan tus dicotomias, que seguro te amordazan el alma...
No importan tus vícios, si están, que te harán, posíblemente, girar a su ritmo sin piedad...
Nadie,creo que pueda negar, que lo que rezuman tus letras no sea en parte sus consecuencias.
Hay vida en tu poesía. No sé hasta donde real, hasta donde deseada. Pero hay vida, en lo que yo atisbo es: la sombra lejana de tu mirada, que esboza, tus letras encadenadas.
Hay vida Víctor y eso encadena almas.
Blanca.

Anónimo dijo...

Cruza de vez en cuando, no tengas miedo...

Lito dijo...

Tio tu si que vales...