lunes, 18 de junio de 2007

ACOSADOR


Ya no persigo las verdades preñadas en las palabras, ni los sueños que caprichosos se amontonan en mis poemas, ni los soles de medianoche que gritando tocan en la ventana, ni las estaciones paradas en el tiempo y sus caderas.
No hostigo a los gemidos de las ideas perdidas de su ambición, ni las cadenas del poder subyugado a un mundo comprado, ni al escenario de la gente en busca de amor, ni las rompientes olas que arrojan sus dardos.
No apremio el encuentro imaginario que reclama a golpes mi soledad, ni cabalgo los lomos de las sombras que te acechan, ni me engancho en las crestas del alma en busca de reveladoras respuestas.
Ya no oprimo, porque la caja de todas las cosas se ha quedado abierta y cuando me asomo a la vida, se dejan ver las lágrimas y las sombras que dejó su cara, la calma hace que sienta la oscuridad y el beber de la soledad me lleva…
…yo creía que sabía y nunca aprendí.

2 comentarios:

anónimo dijo...

As de deguir persiguiendo los sueños,para que nunca dejemos de creer en el amor y no dejes de sentir nunca, de la forma que lo haces,pero sufre un poco menos, eres especial------besos

Lito dijo...

pARA MI ES LA MEJOR DE TODO LO QUE HAS ESCRITO.
quizas la que mas se acerca a percibir como arma de escritura
me ha sorprendido tanto que la he leido ocho veces y volveré a leerla
besos