viernes, 15 de junio de 2007

DESENLACE MARCHITO


Tan sólo deseo un día infinito a tu lado,
mientras los ojos escocidos por los ahoras,
me duelen, empapados del ayer y del mañana,
entre palabras oscuras nacidas del dolor,
sumergidas en esferas esperanzadoras de soledad,
perdido el control, por los caminos escritos en el agua,
como deseos que se mueren en el alma.

Tan sólo quiero dormirme en tus labios,
no únicamente los momentos en que te sueño,
en pos de las malditas ansias por desnudarte,
acariciando las sombras de un engaño,
pobres susurros que no llegan a tus oídos,
y que se funden, en moldes etéreos,
hechos con las pieles del corazón.

Tan sólo vivo por morir entre tus brazos,
sin despedidas vacías de sentimientos
o besos separados, entre bambalinas de realidades,
seguir creando lo que nos queda por realizar,
aunque los estanques de las lágrimas,
nos hallan inundado,
y todo por las dos palabras que no supe utilizar…

2 comentarios:

Maruchi dijo...

DEBES SENTIR TODO LO QUE ESCRIBES Y ESO ME LLEVA A PENSAR QUE TIENES MUCHA SENSIBILIDAD.
PRECIOSO.
BESOS

Anónimo dijo...

Duerme en mis brazos pero muere en mis labios. Asi me gusta mas.