viernes, 22 de junio de 2007

MAS TARDE QUE AYER

...yo fuí una víctima...
De un tiempo obligado y cortejado, que goteante, pereció en una carrera al abismo.
En esperas de esperanzas, marchitas ruletas de la fortuna que te regala el destino.
Sonadas teclas de un piano, campanilleando, sobre el fondo oscuro de un baúl cerrado.
Esclavista de instantes brillantes, tan inútiles como el agua para el vino.
Soltando estertores celosos, que gritando, hayan sido abandonados a un desierto desolado.
Permaneciendo ardiente, entre llamas de recuerdos, cenizas rojas del camino.
Esparciendo al olvido como semilla sobre el mundo, desesperado.
Repudiando lo vivido, sin ojos para el futuro, moribundo de un presente distinto.
Ocultando las culpabilidades, encarceladas, con el funeral de un amor asesino.
...y hoy por hoy, aún sigo vivo...

2 comentarios:

bruja dijo...

Encanto,lo vivido forma y formara siempre parte de nuestra vida,es dificil de olvidar, yo diria que siempre esta ahi.aunque a veces este dormido.Lo importante es aprender a vivir con el y curar las heridas que pueda ocasionar.Gracias a Dios el tiempo es nuestro mejor aliado.
Sigue vivo chavalote, para que te leamos jajajaja.

Anónimo dijo...

No tiene precio.
Besos